Related searches

Retos e innovaciones

Innovar es mantener el compromiso asumido por la división de Productos Lácteos Frescos de Danone de elaborar productos de calidad superior. Ya sea por sus beneficios nutricionales, por su sabor, por su facilidad de consumo...

LOS YOGURES SON UN EJEMPLO EXCEPCIONAL DE LA ‘ALIMENTATION REVOLUTION’: SON NATURALES, FRESCOS, SANOS Y DE PROXIMIDAD. GRACIAS AL INCREÍBLE PODER DE TRANSFORMACIÓN DE LOS FERMENTOS VIVOS, LOS YOGURES REUNEN UNA ALTA CONCENTRACIÓN DE NUTRIENTES ESENCIALES, Y TAMBIÉN SON UNO DE LOS PRODUCTOS COMERCIALES MENOS PROCESADOS. GUSTAVO VALLE

Esto significa que la innovación es posible en muchas áreas, con el fin de ofrecer una experiencia única del producto. Desde la calidad de la leche y otros ingredientes, la búsqueda de técnicas industriales sostenibles hasta la estética del producto en sí, la innovación tiene un papel que desempeñar. Desde hace décadas, Danone está convencido de los beneficios en particular del yogur, y en general de los Productos Lácteos Frescos, y la compañía sigue innovando para que sigan siendo un placer saludable a ser compartido por todos.

PROMOVER UNA DIETA SALUDABLE

El yogur contiene nutrientes que son esenciales a lo largo de la vida y que se requieren diariamente. Su secreto reside en la fermentación.  Simplemente una leche buena y fresca se combina con fermentos vivos, y así se obtiene yogur natural - una fuente de proteínas, calcio y vitaminas con todo el valor nutritivo asociado, para jóvenes, mayores, y todas los demás. Ha sido parte de un estilo de vida para diversas culturas en todo el mundo durante siglos, y con razón.

La convicción de Danone es que una porción típica y periódica de yogur fomenta la salud intestinal, a través de una mejor digestión de la lactosa y ayuda al desarrollo y mantenimiento de huesos sanos. En muchos sentidos, el yogur es una opción nutricionalmente superior en comparación con muchas otras opciones de alimentos.

Además de aportar nutrientes útiles, el yogur también es versátil, lo que significa que puede ser tanto un hábito diario positivo y sostenible, como también un placer para todos en forma de merienda, postre, bebida o ingrediente. El yogur se come en todo el mundo, especialmente en Europa, donde se sitúan cuatro de los cinco principales países en consumo de yogur (Holanda, Francia, España y Alemania). Y aunque el crecimiento puede haber disminuido, el consumo per cápita sigue siendo de 30 kilogramos - de lejos el más grande en todo el mundo.

En las regiones donde el consumo es más bajo (lo que incluye Rumanía, Egipto, Sudáfrica, Colombia y Rusia), el mercado de lácteos, nuestra mayor área de negocio con un 49% de las ventas en 2016, tiene un enorme potencial. En Rusia, donde las marcas internacionales de Danone se venden al lado de marcas locales, los resultados han sido particularmente buenos para las gamas que resaltan su naturalidad, algo muy valorado por los consumidores rusos. Prostokvashino y otras marcas locales con un posicionamiento natural y productos tradicionales como el kéfir están generando un crecimiento, al igual que Actimel, Danissimo y la versión 2016 de Activia en envases transparentes.

En los EE.UU., Danone es el número 1 en yogur, con Oikos, Light & Fit y Danimals como marcas líderes.

INFORMAR ATRAER ADAPTAR DESARROLLAR

Tal como ha sido indicado claramente en las recomendaciones de salud pública, el consumo diario de productos lácteos frescos en general, y el yogur en particular, es una forma sencilla de cuidar la salud todos los días.

Los alimentos lácteos, incluyendo el yogur, son ampliamente reconocidos como importantes componentes de una dieta equilibrada y se recomienda su consumo en la mayoría de las pautas dietéticas nacionales, principalmente para satisfacer las necesidades diarias de calcio. Precisamente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación considera que el yogur es un alimento rico en nutrientes que aporta cantidades significativas de proteínas y micronutrientes de alta calidad.

Todo el mundo puede beneficiarse de la calidad nutricional de los yogures. A través de la fermentación de la leche que utiliza cultivos bacterianos, el yogur y los productos lácteos fermentados hacen que la leche sea más fácil de digerir para las personas que tienen dificultad para digerir la lactosa.

Para seducir al consumidor todos los días, Danone innova constantemente en los productos ofrecidos, sus envases, sus recetas, pero también inventando nuevas formas de consumir yogur.

El envase de yogur de Danone no había cambiado desde 1978 y había sido muy copiado, por lo que en el año 2012 fue completamente renovado. Inspirado en los potes de yogur de cerámica creados por Danone hace 90 años, el nuevo envase KISS (Keep It Simple and Safe) ha vuelto a sus orígenes. Su forma redondeada lo hace más fácil de sujetar y los consumidores pueden disfrutar de cada cucharada de yogur hasta acabarlo.

Atraer al consumidor también significa ofrecer nuevas formas de comer yogur. Danone está innovando con Yolado, una fórmula exclusiva: un producto lácteo a base de yogur, hecho con leche fresca, libre de conservantes y colorantes y que se come helado. Con menos de 100 calorías por envase (o la mitad de las calorías de un helado clásico), el resultado combina la suavidad del helado con el valor nutritivo del yogur.

En los EE.UU., la categoría de Productos Lácteos Frescos está en auge, incluso si todavía va muy por detrás de Europa (¡en una proporción de 1: 5!). Danone está trabajando duro para diversificar la forma en que los estadounidenses comen yogur, aumentando y completando su gama de productos. Con este fin, en pocos meses, Danone desarrolló nuevas gamas, incluyendo Activia Greek y Light & Fit, se unió a YoCream, el especialista en yogurt helado para el mercado de la hostelería, se asoció con Starbucks para vender una marca completamente nueva llamada "Evolution Fresh, Inspired by Dannon" a través de su red estadounidense en 2014, y compró YoCrunch, una empresa especializada en toppings (o coberturas) dulces o crujientes para el yogur.

En cada país, Danone utiliza el conocimiento experto de sus equipos para encontrar innovaciones que correspondan a los gustos, hábitos y necesidades nutricionales de los consumidores.

Para identificar mejor estas especificidades locales, Danone ha desarrollado un programa denominado NutriPlanet: un análisis exhaustivo de datos sobre las actitudes hacia la alimentación y la nutrición, y que incluye cuestiones culturales y sociológicas. Gracias a esta evaluación completa, Danone adapta y diseña el producto concreto que mejor se adapte a la situación local.

Activia consiguió convencer a los consumidores de Japón a México y de Rusia a EE.UU., adaptando sus productos a cada nación: ofreciendo sabores vegetales en Japón, el cactus en México, el kéfir en Rusia y el "estilo griego" en los EE.UU.

La Compañía trabaja en estrecha colaboración con productores locales para mejorar las prácticas agrícolas más allá de sus grandes pilares históricos. En los nuevos mercados donde los modelos de recogida son todavía recientes y poco desarrollados, Danone ayuda a crear sectores de producción de leche con las autoridades y asociaciones locales.

 

Se han creado puntos de recogida o cooperativas abiertas a pequeños productores en varios países como Egipto , Indonesia, México y Ucrania, con el fin de ayudar a los agricultores a gestionar sus granjas o su ganado, optimizar sus compras, mejorar la alimentación de su ganado y acceder a la atención veterinaria. Este sistema proporciona a los agricultores un ingreso habitual y una mayor independencia, y al mismo tiempo le garantiza a Danone calidad y cantidades. Estos proyectos se han llevado a cabo en las regiones donde Danone ha llegado recientemente  y han recibido el apoyo del  Danone Ecosystem Fund. Son esenciales para la creación de una cadena de suministro diversificada para que incluya a los distintos grupos de interés empezando por los ganaderos. Un ejemplo sería el proyecto Milky Way (Vía Láctea) en Túnez, que da soporte y asistencia a los pequeños ganaderos de leche, especialmente mediante el microcrédito, que es parecido a las Comunidades Lecheras de Ucrania y las Comunidades de Recogida de Leche (MCC) en Egipto.